Estamos en:

C/Progreso,
Nro. 8, Melide,
A Coruña

 

Teléfono:
981 505 307

 


Ver mapa
más grande

Infecciones de orina, las E.Coli


A diferencia de los lactobacillus y bifidubacterium, que son bacterias buenas y con importantes funciones en nuestro organismo, la Escherichia coli o e.Coli es una bacteria gram-negativa responsable, en la mayoría de los casos, de la cistitis o infección urinaria.
La cistitis o inflamación de la vejiga urinaria por causas bacterianas, se origina en la colonización de la orina contenida en  la vejiga  por bacterias gram-negativas, lo que posteriormente produce la respuesta inflamatoria en la mucosa.
La cistitis afecta a personas de todas las edades, aunque sobre todo a mujeres en edad fértil o ancianos de ambos sexos. La enfermedad se manifiesta con síntomas como el incremento de las micciones, necesidad constante de ir al baño, dolor intenso en la región de la vejiga, ardor y dificultad para orinar, mal olor, turbiedad en la orina e incluso presencia de sangre en la misma. En niños pequeños los síntomas pueden ser más imprecisos, incluyendo cuadros de debilidad general, irritabilidad, fiebre, falta de apetito o vómitos.


¿Qué hacer?

Normalmente, el uso de antibióticos está indicado para tratar la mayoría de la infecciones de orina. Sin embargo, en personas con infecciones recurrentes los antibióticos terminan siendo inefectivos debido al desarrollo de mecanismos de resistencia e inmunidad por parte de las bacterias responsables de la infección.
Los tratamientos más innovadores en materia de urología están incorporando como alternativas sustancias conocidas como las proantocianidinas (PAC), que son principios activos de ciertos vegetales  y que han demostrado tener potentes propiedades en cuanto a su capacidad de brindar beneficios a la salud. El PAC es un extracto que se encuentra en el arándano rojo americano y que actúa  para que la bacteria e.Coli no consiga adherirse a las paredes de la vejiga, ocasionando la infección.

Lee también:

Antibióticos y resistencia bacteriana
Probióticos, una defensa natural
Lactobacillus y las infecciones vaginales

 

Regresar