Estamos en:

C/Progreso,
Nro. 8, Melide,
A Coruña

 

Teléfono:
981 505 307

 


Ver mapa
más grande

Lactobacillus y las infecciones vaginales

Los lactobacillus o bacterias ácido lácticas son una de las llamadas bacterias beneficiosas y  están presentes en la flora de la zona vaginal femenina, entre otras. Tienen esencialmente una función de protección frente a patógenos externos.
Cuando el pH vaginal se encuentra alterado puede ser indicio de la existencia de una infección como la vaginitis (infección vaginal), y suele estar asociado a molestias vaginales como sequedad, picor, irritación o dispareunia (dolor durante el coito).
El pH vulvo-vaginal de las mujeres varía a lo largo de su vida. Durante la época fértil se sitúa entre 4,5 y 5; antes de la menarquia (primera regla) es prácticamente neutro (alrededor de 7), valor que vuelve a alcanzar en la menopausia. En la menstruación sube ligeramente (6,8 a 7,2), resultando más ácido en el embarazo (4 a 4,5).
Determinados hábitos o situaciones, como una higiene íntima excesiva o con productos inadecuados, el uso de prendas ajustadas o confeccionadas con fibras sintéticas, tratamiento con ciertos antibióticos, la toma de anticonceptivos o el uso de preservativos, pueden modificar el equilibrio natural de la flora bacteriana vaginal.
El consumo de alimentos con lactobacillus, presente principalmente en yogures y otros productos lácteos enriquecidos, así como hábitos de vida saludables pueden coadyuvar en el mantenimiento de la flora bacteriana de nuestro organismo. No obstante, actualmente se han desarrollado complementos alimenticios que pueden contribuir con el mismo fin en situaciones determinadas de infecciones vaginales o en la prevención de las mismas.

 

 

Lee también:

Antibióticos y resistencia bacteriana
Probióticos, una defensa natural
Infecciones de orina y las E. Coli

Regresar