Estamos en:

C/Progreso,
Nro. 8, Melide,
A Coruña

 

Teléfono:
981 505 307

 


Ver mapa
más grande

Las intoxicaciones aumentan en el verano

Las intoxicaciones alimentarias son uno de los problemas de salud más frecuentes asociados al verano, debido a que las altas temperaturas y la falta de higiene favorecen la reproducción de microorganismos (virus, parásitos y bacterias) en los alimentos que, si se consumen, pueden provocar gastroenteritis, inflamación o infección de estómago y de los intestinos.
Lavarse las manos antes, durante y después de preparar los alimentos es una simple medida que puede evitar intoxicaciones alimentarias. También se deben limpiar los utensilios de cocina tras emplearlos con productos no cocinados. Especialmente en el caso de la carne, se debe procurar utilizar platos y cubiertos diferentes para la carne cruda y la ya cocida.
También es recomendable desinfectar frutas y verduras sumergiéndolas en agua con algunas gotas de lejía, así como no consumir leche no pasteurizada, ni tampoco carne cruda o poco cocinada.
Los huevos, uno de los alimentos más consumidos en esta época del año, especialmente en salsas, deben estar cocinados y es aconsejable lavarlos antes de romper la cáscara para eliminar la suciedad. Si la cáscara está rota, no deben consumirse.
Una correcta refrigeración también es fundamental. La temperatura de los expositores en los supermercados no debe superar los 7-8 grados para la mayoría de los alimentos y de 2-4 grados en los productos muy sensibles. Lo ideal es dejar la compra de estos productos para el final y meterlos en una bolsa isotérmica para que no se rompa la cadena de frío.
En casa, el frigorífico no debería programarse por encima de los 3ºC. En cuanto a la colocación de la compra, las carnes, pescados y platos preparados tienen que situarse en la zona más fría, y las verduras y frutas en la más templada. Los envases, una vez abiertos, no deben conservarse más de dos días en la nevera.
Cuando sobre comida, puede meterse en la nevera en un recipiente limpio, pero si no vas a consumirse pronto, lo mejor es congelarla. Otra regla básica es que un alimento no cocinado se descongela no se puede volver a congelar.

 

Volver al inicio


Tu farmacéutico recomienda: Arnica Aboca /www.aboca.es