Estamos en:

C/Progreso,
Nro. 8, Melide,
A Coruña

 

Teléfono:
981 505 307

 


Ver mapa
más grande

Atención al fotoenvejecimiento

La piel, especialmente del rostro, cuello y escote, es la que acusa los mayores estragos por la exposición excesiva al sol. El fotoenvejecimiento es, sin duda, el más desagradable recuerdo que nos queda después del verano. Se origina cuando la piel consume las reservas de agua y vitaminas para defenderse de las agresiones externas. Su manifestación más evidente es la aparición de arrugas, flacidez, sequedad y falta de luminosidad, propias de pieles envejecidas.

La prevención, mediante el uso de protectores solares y una adecuada hidratación, es la mejor forma de evitar el fotoenvejecimiento. Sin embargo, una vez manifestada, existen algunas medidas que pueden tomarse para reducir sus efectos, mejorar la salud de la piel y en consecuencia su aspecto.

Exfoliación
El primer paso para obtener una piel limpia es la exfoliación. Una crema exfoliante permite eliminar las células muertas del cutis y las impurezas acumuladas a lo largo del verano. Para tal fin se recomienda un tratamiento con cremas o jabones que contengan ácido glicólico, sustancia que permite reducir el grosor de la capa más externa de la piel y favorece una descamación natural. Como consecuencia, la piel del rostro se vuelve más flexible, más firme y las líneas de expresión se atenúan.
La acción desintoxicante de los productos de exfoliación favorecen también la penetración de otros tratamientos para las arrugas, las manchas o el acné.

Hidratación
Una piel bien hidratada presenta n aspecto saludable, sin arrugas, sin manchas y sin señas de envejecimiento. El uso diario de cremas hidratantes esta recomendado como una norma a seguir todo el año y no limitado a tratar los síntomas del fotoenvejecimiento.
Productos con un alto contenido de proteínas y lípidos permiten que las células de la piel se revitalicen en profundidad, siempre que sean aplicadas con un suave masaje que ayude a relajar los músculos faciales y mejore la circulación local.

Hábitos saludables
No debe olvidarse la importancia que tiene una buena alimentación, la práctica de ejercicio y el evitar hábitos nocivos Comcel tabaquismo el la piel. El consumo de frutas y verduras aporta los nutrientes necesarios para hacer frente a los radicales libres, causantes del envejecimiento, junto con la aceleración celular ocasionada por el exceso de sol.
Comer piña, plátano, mango, sandía, melón y tomar al menos dos litros de agua al día son básicos y esenciales para prevenir la resequedad y el envejecimiento.

 

Tu farmacéutico recomienda: Mascarilla Facial Oro

 

 

Volver al inicio